Estreno en España: 4 de Mayo de 2011.

Todos los personajes de American Pie, a los que conocimos hace más de una década, regresan a East Great Falls para participar en una reunión del instituto. Durante el esperado fin de semana descubrirán qué y quién ha cambiado, qué y quién no, pero también que el paso del tiempo y la distancia no pueden con los lazos de la amistad.
En el verano de 1999, cuatro adolescentes de una pequeña ciudad de Michigan decidieron que ya era hora de perder la virginidad. Años después nos enteramos de que Jim y Michelle se casaron, mientras que Kevin y Vicky se separaron. Oz y Heather también se distanciaron, pero Finch sigue acordándose de la madre de Stifler. Estos grandes amigos vuelven a casa como adultos, dispuestos a recordar y a inspirarse en los desaforados adolescentes que lanzaron una comedia legendaria.

Directores: Jon Hurwitz y Hayden Schlossberg
Reparto: Jason Biggs (Jim), Alyson Hannigan (Michelle Flaherty-Levenstein), Seann William Scott (Steve Stifler), Natasha Lyonne (Jessica), Jason Biggs (Jim), Mena Suvari (Heather), Shannon Elizabeth (Nadia), Tara Reid (Vicky Lathum), Chris Klein (Oz), Thomas Ian Nicholas (Kevin Myers).

Web Oficial en español: www.americanpie.es
Web Oficial: www.americanreunionmovie.com

CRITICA

Tartas con sabor a nostalgia

Pandilla es una palabra muy de los años 90, así que podemos usarla con todo el derecho y proclamar que la de American Pie ha vuelto. Y para qué negarlo, se les echaba de menos, así que Jim, Kevin, Oz y compañía han decidido regresar 13 años después de aquellas primeras aventuras llenas de borracheras descontroladas y sexo torpe y despreocupado, para recordar a esa generación que se graduó con ellos en el instituto que todavía son capaces de sacarnos una carcajada (varias en este caso), uniéndolo además, a un sentimiento de nostalgia fácilmente reconocible para su coetáneo público. Porque como adolescentes que una vez fuimos también quisimos ir al baile de graduación, sentirnos eternos y porque como todos ellos, hemos tenido las ganas justas de crecer.

Por tanto, la clave de esta reunión de los chicos y chicas de American Pie es su combinación de los gags de siempre (que pese a repetidos suenan a homenaje), el cariño que despiertan en nosotros este grupo de personajes y esa llamada a la nostalgia, la de una época, una etapa, unos amigos, unos sentimientos y recuerdos que abren las puertas a muchos otros. Es una vuelta al año 99, que llega directamente en el momento en el que Jim entra en su antigua habitación y en nuestra memoria empieza a resonar el ‘Tubthumping’ de Chumbawumba. No es una película perfecta, ni mucho menos, pero su mérito radica en que explotando la misma fórmula con la que consiguió tocar el éxito hace tantos años, sea una cinta que merezca la pena ver, que tenga algo mágico, aunque esté lejos de presentar un argumento original. Pero es puro sentimentalismo teen que, sin duda, sabrá mucho mejor a aquellos espectadores que hayan crecido con ellos y sean fans de la saga.
Y, como no podía ser de otra manera, el alcohol en cantidades industriales, los fluidos corporales, el sexo, las conversaciones incómodas entre Jim y su padre (que tiene algún que otro momentazo), la música que sonaba a finales de los 90 y las famosas MQMF siguen estando presentes aquí, y nosotros encantados, cuando nos asomamos a American Pie es precisamente todo esto lo que queremos ver. El grupo es ahora treintañero, con otras responsabilidades, pero capaces de provocar el mismo caos de siempre, estando Stifler (genial y entrañable toda la trama de este personaje, que sigue igual de chabacano pero con un punto diferente) no podía haber sido de otra manera. La película apela a algo muy real, a la capacidad del adolescente para creer que su momento es eterno, que nunca cambiará y que su vida será especial, cuando en la mayor parte de los casos todo eso suele convertirse en sueños olvidados, guardados en el cajón de la realidad y de ahí lo algo triste que resulta la escena en la que leen el anuario y son más conscientes de en qué se han convertidos sus vidas. Y, mientras les vemos aceptar que la fiesta ha terminado por completo, la película sabe ganar enteros con esas dosis justas y necesarias de emotividad que es capaz de ofrecernos, guardando así un buen equilibrio entre cachondeo y emoción.

La película está escrita y dirigida por Hayden Schlossberg y Jon Hurwitz y hay que reconocerles el trabajo, pues sin ser originales ni salirse de sus propios esquemas, son capaces de mantener a flote una comedia que hace gracia, que sabe reírse de su material de partida, jugando bien con el hecho de que los personajes tengan ya 30 años, con unos diálogos y momentos que en su mayoría son muy divertidos y combinado con esa parte más emotiva que le da una nueva dimensión. La cinta también funciona gracias a su simpático cast, un grupo de actores, encabezados por Jason Biggs y Sean W. Scott (quienes han hecho carrera sobre todo en productos del estilo), que formaron parte del cine adolescente de los 90 y que han sabido volver a darles vida a unos personajes tan queridos por el público.
American Pie: El reencuentro resulta una comedia divertida y conmovedora a su vez, un último trozo de tarta que deja un buen sabor de boca y que sin olvidar ese espíritu cachondo y simpático que ha caracterizado a la saga, construye un inesperado viaje cargado de nostalgia, donde de la mano de unos personajes que nos encantan tomaremos conciencia de que a esta generación ya no le queda más remedio que crecer.

Lo mejor: El toque nostálgico le da realismo y le sienta genial.
Lo peor: Algún gag fallido, aunque perdonable.

Nota: 7

Crítica escrita por: Bea Varela

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.